¡Ya tenemos ganador del concurso “Ponle nombre a Lohuecotitan”!

Con la acogida de una nueva réplica de dinosaurio en los jardines del museo, Lohuecotitan pandafilandi, el museo lanzó un concurso para buscarle un nombre común y más sencillo a este titanosaurio, y así generar una mayor cercanía entre los más pequeños y este nuevo protagonista. Este concurso ha estado dirigido al alumnado de los colegios de infantil y primaria de Castilla-La Mancha. Durante un mes los profesores junto con su clase han trabajado las características más relevantes de estos gigantescos dinosaurios para buscarle un nombre. Han participado más de 1700 alumnos y alumnas de todos los niveles educativos de unos 68 centros de Castilla-La Mancha.

El centro ganador ha sido el Colegio Nuestra Señora del Remedio de San Clemente en Cuenca, donde el nombre seleccionado por la clase de 4º de primaria ha sido “Sancho”. El alumno que pensó este nombre es Pablo Herrera Molero y la explicación es que “Sancho es un nombre adecuado para el Lohuecotitan porque como dinosaurio manchego, seguro que sería muy parecido a Sancho Panza. Estoy seguro que como manchego sería sensato, astuto, realista y sobretodo bonachón. Conozco todos los dinosaurios y no hay dinosaurio malo o aterrador, simplemente eran animales como nosotros, los había herbívoros y carnívoros y lo que pretendían eran cazar o comer, como cualquier humano. Por estos motivos creo que Sancho sería el nombre perfecto para este dinosaurio tan manchego”.

Desde el museo agradecer la buena acogida y el esfuerzo de los maestros a la hora de trabajar en la selección de un nombre adecuado para este dinosaurio. Además de los nombres, también hemos recibido numerosos dibujos con ilustraciones muy simpáticas de Lohuecotitan. Desde ahora “Sancho” os espera en el MUPA junto a “Pepito” y otros amigos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad